leyenda santiago apóstol

Existen una gran variedad de historias sobre Santiago que relatan cómo llegó hasta las orillas gallegas. La leyenda que presentamos a continuación es la más aceptada, narra todo su trayecto y la importancia de Santiago Apóstol no solo en el proceso de cristianización de España, sino también en el proceso de creación de la ciudad de Santiago de Compostela. ¡No te lo pierdas!

Importancia de Santiago en la cristianización

Según cuenta la leyenda, el apóstol Santiago ‘el Mayor’ llegó a la antigua Hispania en el proceso de expansión del cristianismo por el mundo en el año 33 d.c. Pasando por el estrecho de Gibraltar y sin conocer muy bien su recorrido, alcanzó la actual Galicia. En esta tierra comenzó su proceso de cristianización. En este tiempo consiguió a una serie de discípulos que a su muerte siguieron con el proceso de evangelización.

Después de un tiempo, Santiago recibió la aparición de María, que le pidió que le acompañara en sus últimos días de vida. Por ello, el apóstol puso rumbo a Jerusalén. Tras despedirse de la Virgen María Santiago fue capturado a raíz de las persecuciones que el rey Herodes Agripa I interpuso sobre los cristianos.

Muerte y traslado de los restos de Santiago

Santiago finalmente murió en Jerusalén.  Existen diferentes leyendas sobre cómo fueron los hechos de la muerte de Santiago Apóstol. Algunos la sitúan en el año 44 d.c y otros en el 62 d.c. Sin embargo, la mayoría coincide en que fue el primer mártir cristiano.

Sobre la forma en que murió Santiago, hay quienes creen que fue lapidado, otros que fue decapitado o incluso que fue lanzado desde lo alto de un templo. Pese a no estar claro, se cree que muchos de esos castigos los sufrió.

Tras su muerte, Herodes no permitió que se enterraran los restos del apóstol en Jerusalén. Por ello, dos de sus apóstoles, Anastasio y Teodoro, decidieron depositar sus restos en la tierra donde evangelizó. Según la leyenda los apóstoles robaron el cuerpo y lo trasladaron hasta Galicia con un barco sin vela ni timón, únicamente dirigidos por los designios del apóstol Santiago. Finalmente el barco llegó a las orillas del río Ulloa en Padrón (Galicia).

Leyenda Sepulcro de Santiago Apóstol

santiago apóstol

A la llegada a Galicia, la reina celta Lupita puso una serie de impedimentos para que no se pudieran enterrar los restos. Uno de ellos fue mandar tropas que persiguieran a los apóstoles. Según se narra, en una de estas persecuciones uno de los puentes se destruyó provocando la muerte de todas las tropas. Otro se relata en la leyenda de los bueyes y el dragón de pico que propició que posteriormente la reina celta se convirtiera al cristianismo.

Finalmente uno de los bueyes de la leyenda anterior fue quien determinó el lugar donde descansarían los restos, en una pequeña montaña en Iria Flavia. Se levantó un pequeño mausoleo que se le conoció como Arca Marmárica.

Aparición del sepulcro

Tras la muerte de los dos discípulos, que también fueron enterrados en el mausoleo, el Arca Marmárica quedó en el olvido durante 8 siglos.

Según cuenta la leyenda un ermitaño de nombre Pelayo entorno al año 820, tras seguir unas misteriosas luces provenientes del bosque, descubrió el sepulcro. Ante sus inquietudes se lo consultó al obispo de Iria Flavia, Teodomiro.

En el interior del sepulcro encontraron los restos de tres cuerpos y los relacionaron con Santiago apóstol y sus dos discípulos. Inmediatamente informaron al rey Alfonso II. Tras su visita al mausoleo el lugar empieza a denominarse ‘Campo de Estrella’ (Campus Stellae) lo que dio lugar al nombre de Compostela. Además ordenó la construcción de un templo, fue el origen de la posterior Catedral.

Santiago de Compostela y el inicio del peregrinaje

Catedral de Santiago de Compostela

Desde el descubrimiento comenzaron los peregrinajes hasta la tumba de Santiago Apóstol, el origen del actual Camino de Santiago. Esto empezó a convertir este punto de encuentro espiritual europeo que fue atrayendo muchas riquezas. Poco a poco fue dando lugar a la creación de un núcleo urbano a su alrededor. El caudillo de Al Ándalus, Almanzor, conocedor de este punto, decidió arrasarlo. En 997 destruyó la ciudad y solo respetó el sepulcro. Se cuenta que los prisioneros cristianos fueron obligados a transportar las campanas de la iglesia de Santiago hasta Córdoba.

Tras este suceso se llevó a cabo la reconstrucción del templo y el crecimiento urbano de la ciudad protegidos por una muralla fortificada. Fue en esta época cuando comenzó a construirse la catedral románica y el desarrollo de la actual ciudad que conocemos actualmente.

A raíz de esta leyenda Santiago de Compostela se convirtió en uno de los puntos claves del mundo de la cristiandad y que dio paso a la creación de la ciudad compostelana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.