En este blog hemos hablado ya de una infinidad de temas acerca del Santiago histórico: su comida, su historia, leyendas, monumentos, actividades que hacer… Pues hoy toca del origen del Camino de Santiago. Sigue leyendo que empezamos:

Los inicios

Todo empezó cuando el monarca Alfonso II, en plena guerra con los musulmanes, ordenó construir un sepulcro donde se habían descubierto los restos del Apóstol. Acto que resultó el inicio de las peregrinaciones que le siguieron.

Pero no solo él contribuyó a impulsar el camino de peregrinación. El conquistador Carlomagno también se preocupó de asegurar estos trayectos luchando incansable contra las huestes musulmanas.

Unos 100 años más tarde, se extendió la noticia por toda Europa de que el sepulcro del Apóstol se encontraba en Galicia. La difusión de la noticia atrajo a millones de peregrinos europeos. Además, en este mismo siglo, se empezaron a aprovechar las antiguas calzadas romanas y ruta comerciales para hacer más cómodo el camino. Esto atrajo aún más peregrinos y motivó la construcción de hostales, puentes y hospitales.

Pero… ¿Quién fue el primer pelegrino?

Podemos decir que el rey asturiano Alfonso II fue considerado el primer peregrino. El monarca decidió partir desde Oviedo para ver con sus propios ojos los restos del Apóstol. De esta forma nació el primer trazado oficial Jacobeo: el Camino Primitivo.

Pero no fue el único personaje importante, tiempo más tarde Aymeric Picaud el autor de la primera «Guía del peregrino», optó por hacer el trayecto conocido como Camino Francés y detallarlo en sus escritos.

Más tarde, en el siglo XII, se generalizó la tradición hasta tal punto que otras personas ilustres como Felipe II, Alfonso VII y Luis VII también lo realizaron. Se hizo popular construir monumentos o poner placas en determinado sitios para rememorar su visita.

El principio de la decadencia

El Camino de Santiago consiguió reunir mucha fama durante bastante tiempo. Pero como consecuencia de la situación política y la fluctuante economía de la época, en el siglo XIV el número de peregrinos comenzó a disminuir progresivamente.

Por si fuera poco, tras la Reconquista y con la Iglesia católica en crisis, tanto los políticos como el clero decidieron utilizar todos los recursos económicos en recuperar los reinos españoles del sur perdidos a manos de los musulmanes.

Los años siguientes cargados de hambrunas, guerras y enfermedades tampoco ayudaron a recuperar el auge perdido de la ruta Jacobea. En el siglo XVII hubo un breve periodo de recuperación que sin embargo no duro mucho. En el siglo XIX los avances científicos no influyeron positivamente en la tradición medieval.

Resurgimiento

A partir de que el papa León XIII declarara en 1884 que los restos encontrados de del Apóstol (que se encontraban perdidos) eran los verdaderos, se restauró la fama de la ruta jacobea como Patrimonio Universal de la Humanidad.

En la actualidad se encuentra en uno de sus mejores momentos, con una afluencia que supera los 300.000 peregrinos de todas partes del mundo.

¿Te ha gustado la entrada? pues anímate a leer leyendas de templarios en Santiago de Compostela ¡super interesante!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.