Cementerio de los ilustres santiago

¿Quieres conocer todavía un poco más acerca de la historia de Galicia pero no sabes donde ir? ¡Tenemos la solución! ¿Conoces el cementerio de los gallegos ilustres? Si no es así, esta debería ser tu próxima visita. En este post, te contamos todo lo que necesitas saber acerca de un enclave único en la capital gallega.

Sobre el panteón de los ilustres

Está situado en el convento de Santo Domingos de Bonaval y data del siglo XIII. Ubicado en la iglesia del convento, este disponía de muy buena situación para aquellos peregrinos que habían terminado el Camino de Santiago Francés.

Aunque durante muchos años no fue posible la visita a su interior, en la actualidad sus puertas están abiertas para todo tipo de visitantes. Se accede hasta él a través del claustro del Museo del pueblo Gallego, el cual combina a la perfección con la visita a este cementerio.

La historia del panteón de los ilustres

Desde sus inicios, ha sido una construcción ligada a polémicas. En primer lugar, en lo referente a la titularidad del edificio. Este era de titularidad pública gracias a la desamortización llevada a cabo por Mendizábal. Pero, tras una sentencia del Tribunal Supremo, el edificio pasó a manos de la Iglesia. Finalmente, en el año 2010, el arzobispado de Santiago, junto con la Consellería de Cultura de la Xunta de Galicia, llegaron a un acuerdo.De este modo, consiguieron cuadrar los horarios entre el museo y el panteón, facilitando así a los turistas la vista de ambos espacios.

En segundo lugar, en cuanto a los restos que allí yacen, ya que se encuentra el de personalidades como Castelao o Rosalía de Castro. Esta última fue la primera en llegar al cementerio en 1891, después de seis años de su muerte. Se escogió el 25 de julio para trasladar a la escritora desde el cementerio en el que estaba, el de Iria Flavia, hasta este. Aunque el evento de la exhumación del cuerpo logró congregar a mucha gente, por allí no aparecieron ni Manuel Murguía, ni sus hijos.

Exterior Cementerio de los ilustres

Los restos que yacen en el Panteón de los ilustres

Para esculpir el panteón de Rosalía, se escogió al escultor Jesús Landeira y se financió a través de donaciones hechas por emigrantes cubanos. La idea caló tanto entre los gallegos de la época que, Alfredo Bañas, en 1906 aprovechó el tirón para consolidar la idea de este cementerio como lugar de culto para las personalidades ilustres de Galicia.

Tras unos cuantos años de abandono y deterioro del edificio, este tuvo que pasar a ser cuidado por organismo privados hasta que finalmente en los años 60 vuelve a pasar a manos del ayuntamiento de Santiago. A partir de entonces, allí, exactamente en la misma capilla, vuelven a realizarse entierros de personas ilustres como Ramón Cabanillas, Domingo Fontán o Francisco Asorey, tal y como podrás observar en las placas conmemorativas del suelo.

Y tu pregunta seguirá siendo ¿dónde está Castelao? Sus restos no se encuentran en la misma capilla que los mencionados hasta entonces, si no que más bien se encuentran en la capilla de la Visitación, adyacente a la que se encontraban las otras personalidades.

Es la capilla más antigua de la iglesia y en su interior se encuentra el cuerpo del político gallego, el cual fue trasladado desde Buenos Aires en 1984.

En tiempo de Fraga, se intentó trasladar al panteón a otros personajes ilustres como Valle Inclán o Manuel Murguía, pero la respuesta por parte de las autoridades competentes fue un no rotundo. Por eso, poco a poco y dada la trascendencia que este iba adquiriendo, se propuso crear un grupo de intelectuales que decidiese quien iba a poder estar enterrado aquí o no. También se solicitó el traslado a un espacio laico y de uso civil para separarlo del vínculo religioso, pero ninguna de las dos cosas ha recibido respuesta.

Hasta entonces, este espacio sigue pasando desapercibido para muchos gallegos que allí se encuentran. De hecho, hay mucha gente que desconoce la existencia de este lugar. ¿Te lo vas a perder en tu próxima visita a Santiago?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.