Seguro que, si has paseado alguna vez por la Alameda de la ciudad de Santiago de Compostela, ha llamado tu atención la escultura de dos mujeres cogidas de los brazos entre sí. Se trata de la escultura erigida a las llamadas “Las Dos Marías”; dos hermanas que durante los años 50 y 60 tuvieron un lugar representativo en la cultura popular de la ciudad de Santiago. Esta escultura llama la atención por sus colores llamativos y la expresión de los rostros de estas dos hermanas. Suele ser un punto altamente turístico dentro del parque y no nos extrañaría nada que encontrases dicha escultura siempre rodeada de turistas para fotografiarse con ella. Dada su importancia turística y popular te traemos, por tanto, hoy la historia de Las Dos Marías.

BREVE HISTORIA DE LAS DOS MARÍAS

También conocidas como Las Marías, Las Dos en Puto o Cara de Palo; Maruxa y Coralia Fandiño Ricart fueron dos hermanas que dedicaban sus días a pasear religiosamente por el casco antiguo de Santiago, anteriormente llamado Zona Vella; a las dos en punto de la tarde.

Estas excéntricas hermanas pronto se harían conocidas ya no solo en el barrio sino en toda la urbe compostelana. Y es que en cada paseo iban ataviadas con ropa de lo más llamativa y con el más excéntrico de los maquillajes, lo cual llamaba la atención de los habitantes del lugar. Siempre cogida de la mano; las hermanas Fandiño elegían las dos de la tarde porque era la hora a la que los estudiantes salían de la universidad en dirección a sus casas.

No es difícil intuir que los paseos de Maruxa y Coralia estaban dedicados a flirtear con dichos estudiantes. Tal así, que acabaron convirtiéndose en las locas y las solteronas del barrio.

El hecho de que su familia estuviese ligada al movimiento anarquista hizo que las hermanas Fandiño recibieran un duro maltrato social. El taller que ambas regentaban pronto cayó en desgracia y Maruxa y Coralia fueron olvidadas por la ciudad.

LA ESTATUA EN LA ALAMEDA DE SANTIAGO

No obstante, no solo de olvido vive esta historia. Y es que, tras casi una década de intentos; el escultor vasco César Lombera consiguió convencer al Ayuntamiento de Santiago en 1994 para hacerle homenaje a las hermanas de la Zona Vella. Basada en una famosa fotografía de Luis Carrer Menéndez, Lombera esculpió esta estatua de manera realista. Poniendo especial hincapié en los llamativos colores que hicieron a famosas a las dos hermanas. Coralia a la izquierda sostiene un paraguas mientras que Maruxa al lado señala con el dedo.

Desde entonces y hasta esta estatua se erige en la Alameda como un punto de gran interés turístico y popular. Muchos pasean por este bello parque buscando encontrarse con estas dos mujeres  y empaparse un poco con la historia de las Dos Marías. Las hermanas más famosas de la ciudad de Santiago de Compostela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.