Mochila del Camino de Santigao

Si estás decidido a hacer el Camino de Santiago, lo primero ¡felicidades! va a ser una experiencia increíble de la que no te vas a arrepentir. Hay muchas cosas que necesitas saber antes de hacer el camino, entre ellas, qué llevar en la mochila par el Camino de Santiago.

1- Elegir el calzado adecuado

Probablemente sea el punto más importante de todos. El calzado. Calzado cómodo. Mucha gente decide llevarse unas botas de montaña, pero nosotros creemos que puede ser un error. El Camino por lo general no tiene grandes desniveles por tierra y rocas como para necesitar unas botas de montaña. El camino tiene partes en carretera o adoquines en los que unas botas no son tan útiles y pesan mucho. Nosotros te recomendaríamos unas zapatillas de correr, lo más ligeras posibles. Al ser más blandas vas a evitar las ampollas más fácilmente y además son muy versátiles.

Para la llegada a los albergues sin lugar a dudas lo mejor que puedes hacer es llevar unas chanclas, Después de caminar tus pies vana a necesitar un poco de aire de fresco y además las chanclas te valen también para la ducha. Ocupan y pesan poco así que no te costará meterlas en la maleta y las vas a agradecer mucho.

Zapatillas, persona andando por el camino de Santiago

2- MUCHAS cosas impermeables

Santiago de Compostela está en Galicia, y en Galicia llueve. Es un hecho, da igual que sea verano o invierno, las posibilidades de lluvia son bastante existentes. Dicho esto es necesario que sepas que nada es realmente impermeable … Excepto el plástico.

Muchos futuros peregrinos pasan horas en internet buscando equipos impermeables. Sí es muy importante, pero también prácticamente imposible cuando tienes que caminar un día entero bajo la lluvia. Sí que es verdad que te vendrán bien y que si has hecho una buena investigación algunas cosas permanecerán secas más tiempo. Pero solo queremos avisarte de que es muy probable que en algún momento, te vas a mojar.

Peregrinos cubriendo sus mochilas

En este caso nuestro mejor amigo va a ser el plástico. Por eso te recomiendo que guardes todo dentro de tu mochila en bolsas de plástico. Y, sí, llévate un poncho, un poncho de plástico grande y feo. Sabemos que puede que te sientas un poco ridículo, pero no serás el único que lo lleva. Te cubrirás tú, pero también podrás cubrir toda tu mochila y te aseguramos que lo vas a agradecer cuando llegues al albergue y te puedas duchas y poner ropa seca.

3- Resista el impulso de prepararse para cualquier cosa

Cuando se trata de qué meter en la mochila para el Camino, recuerda que cada gramo cuenta. Sé que más de uno me odiará por decir esto, pero resiste la tentación de llenar la mochila de «por si acasos». Caminar por el Camino no es acampar en el campo. Pasarás por muchas ciudades y pueblos, cualquier cosa que realmente necesites y se te haya olvidado lo vas a poder comprar en el mismo primer día. Más vale eso que tener que cargar kilos adicionales. Por ejemplo, ¿eres de los que le gusta escribir un diario? Quizá solo por esta vez, puedes escribirlo en las notas del móvil y ya lo pasarás a papel cuando llegues a casa.

Una vez ya hayas quitado el espacio y el peso de los por si acasos, ten en cuenta que algunos elementos que pueden parecer no esenciales pero que quizá luego agradezcas llevar. Hay algunos artículos no esenciales que valen su peso. Como una almohada. Dos días sin almohada puedes aguantar, pero ¿una semana?

Peregrinos en el Camino

4- Olvida las modas

Una vez más, como con el poncho, te recomendamos que no pienses en estar guapo. Intenta llevar poca ropa y toda cómoda, fuera etiquetas, fuera camisetas o pantalones con costuras incómodas. Bienvenidos leggins y pantalones de deporte. Algunas personas incluso llevan camisetas de publicidad o camisetas muy viejas para irlas tirando a medida que avanzan y aligerar la mochila que llevarás por el camino hasta Santiago. Es muy buen truco porque te olvidas de tener que lavar ropa y sobre todo secarla para no llevarla toda mojada dentro o colgando al viento por fuera. Y si no aprovecha los albergues con lavadora y secadoras y planéalos bien para no tener que llevar más de tres camisetas y dos pantalones.

5- ¿Saco de dormir? Pero si voy a albergues

Te recomendamos 100% que lleves un saco de dormir, da igual que duermas en albergues. Estar descansado va a ser lo mejor que te pueda pasar. Sin embargo, el tipo de saco de dormir que elijas dependerá de la previsión meteorológica. Echa un vistazo a las temperaturas nocturnas previstas y elige el saco de dormir más ligero posible.

Si haces el camino en verano no vas a necesitar un saco muy especial, así que, ¡más te vale elegir uno pequeño y ligero! Sin embargo, si vas a recorrer Galicia en invierno, entonces presta más atención a los grados recomendados para tu saco de dormir.

Mochilas del Camino de Santiago

6- BONUS TIP: Lleva dinero en efectivo

Aunque la mayoría de los lugares a lo largo del Camino aceptan tarjetas de crédito, en los albergues municipales por lo general no las aceptan. Así que es una buena idea llevar siempre dinero en efectivo en tu mochila del Camino de Santiago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.