Señal del camino de Santiago

El camino de Santiago es una de los planes a los que más recurren los españoles en verano. Bueno, no solo los españoles. Santiago de Compostela recibe peregrinos de todos los lugares. Y visto así puede parecer que cualquiera puede hacer esta peregrinación. Sin embargo, como todo en esta vida cuesta trabajo y esfuerzo, mental y físico. Por lo tanto, hemos pensado que cuanto mejor preparado vayas, más llevadero se hará tu camino. Dicho esto, aquí tenéis una lista de cosas imprescindibles que necesitas saber antes de hacer el camino de Santiago.

1- Sobre levantarse muy pronto

Mientras preparas este viaje seguro que encuentras gente por internet hablando de su experiencia. Muchos de ellos seguramente digan que decidieron levantarse antes del amanecer. Esto te da tres buenas ventajas: la primera ver el amanecer mientras caminas, que es todo un espectáculo. La segunda, que llegarás antes al destino y habrá más hueco en los albergues. Y la tercera que no tendrás que caminar bajo el sol (si estás preparando este viaje para la época veraniega).

Peregrinos

Sin embargo, debes tener en cuenta que para caminar en la oscuridad debéis ir preparado. Si esto es algo que quieres hacer, asegúrate de estar debidamente equipado. Es muy recomendable llevar una linterna de verdad (la linterna del móvil no va a ser suficiente). Lo mejor sería una linterna de cabeza, que te va a dejar más movilidad. También es buena idea llevar algo reflectante (cinta, luces intermitentes) para poner en su mochila para que los conductores o las personas recorriendo el camino en bici puedan verte.

2- Llega temprano a Municipal Albergues

Si quieres ahorrar dinero y hacer el Camino con un presupuesto limitado, entonces lo mejor es que elijas albergues municipales. No se puede reservar plaza, se asigna por orden de llegada. Así que vas a tener que asegurarte llegar pronto para poder dormir ahí. Muchas veces a alas cuatro de la tarde ya están llenos así que ten mucho cuidado para no quedarte sin hueco. Cuanto más te acerques a Santiago de Compostela, más importante será llegar temprano a los albergues municipales porque los caminos van confluyendo y hay más gente. ¿Entiendes ahora lo de levantarse muy pronto del punto anterior?

Peregrinos en el Camino de Santiago

2- No te cierres ante los demás

Si has decidido ir solo, mantén la mente abierta sobre las personas que te encuentres en el camino, debes saber que es fácil que acabes hablando con gente y de hecho, ¡te animamos a ello! Especialmente en las rutas más populares, es posible que se te haga imposible caminar solo. Decir que el Camino es social sería quedarse corto.

Si has decidido hacer el Camino solo probablemente es porque necesitas tiempo para ti, y eso está genial, no tienes por qué ser el mejor amigo de todos los que se te acerquen a hablar, pero poder compartir esta experiencia es algo que recordarás. Todo peregrino quiere encontrar a su «familia del Camino», así que no seas tímido. Irás encontrando gente que lleva un ritmo parecido al tuyo y si haces amigos probablemente sea un bonus sumado a la experiencia.

Caminante en el Camino de Santiago

4- Empieza lento

No tienes por qué demostrar nada a nadie, solo a ti mismo. Y si vas con tiempo de sobra no es necesario que hagas 30 kilómetros al día. Por lo menos al principio. Nadie está preparado para andar tanto con una mochila en la espalda, ni siquiera los que hayan entrenado antes de ir. El entrenamiento, aunque bueno, solo puede prepararte hasta cierto punto para el Camino. El caso es que tendrás que hacer la mayor parte de tu entrenamiento en el camino. La primera semana de caminata se trata de que tu cuerpo se acostumbre a la idea de que va a caminar mucho. Quizá la emoción del principio haga que quieras caminar más, pero por tu bien te aconsejamos que hagas el promedio de kilómetros que habías pensado al día. Tu cuerpo te lo agradecerá.

5- No olvides que se supone que son vacaciones

Quizá no es el mismo tipo de vacaciones que tirarse a tomar al sol en la playa y una Coca-cola en el chiringuito, pero recuerda que siguen siendo vacaciones. Aunque sea un desafío no se trata de estar tan cansado que no disfrutes de la experiencia. Si el agotamiento ya puede contigo y quieres dormir más, no te fuerces y duerme más, no pasa nada por salir más tarde un día. Si el clima o una lesión te está fastidiando la etapa puedes parar, no pasa nada. Si el agobio y el cansancio están haciendo que no lo pases bien en tus vacaciones entonces algo estás haciendo mal, el Camino es algo para disfrutar.

Señal del Camino de Santiago

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.